El Necio

Ayer estaba escuchando canciones de Silvio Rodríguez. Al llegar a la canción El Necio, leí un comentario en Youtube que me llamó mucho la atención. Se refería a una entrevista del cantautor en la Radio Nacional de Venezuela en 2005. Durante 1 hora busqué la entrevista, pero fue en vano. Sin embargo, encontré la transcripción de la parte que me interesa de la entrevista en varios blogs. En ella, Silvio se refiere a la canción El Necio y responde de esta forma a una pregunta sobre el derrumbe de la Unión Soviética:

“Hubo varios periodistas en La Habana que me preguntaban por qué no me pronunciaba al respecto. Y yo pensaba —sigo pensando, y siempre pensé igual—, que no tengo tampoco por qué pronunciarme acerca de cada cosa que sucede. Ese no es mi oficio, no es mi trabajo. A veces no tengo nada que decir, o se está produciendo todavía un proceso de acumulación necesario para que en algún momento se convierta en expresión y brote. Mientras tanto, no puedo hacer nada, ni forzar las cosas, porque no me sale una buena canción. Es mejor quedarse con la boca cerrada a hablar boberías.”

No puedo más que suscribir y sentirme plenamente identificado con las declaraciones de Silvio Rodríguez. A veces, siento la necesidad de pronunciarme al respecto de eventos, de compartir mis pensamientos y con una ola de inspiración puedo escribir sin parar sobre ello. Otras veces, en cambio, me pasa exactamente lo mismo que a Silvio: “no tengo nada que decir, o se está produciendo todavía un proceso de acumulación necesario para que en algún momento se convierta en expresión y brote.” A veces hablo y escribo. Otras callo y escucho y no escribo durante un tiempo. Ahora mismo me encuentro en esa fase reflexiva. Y siento, que poco a poco, las palabras vuelven a brotar por sí solas. Cuestión de días.

© Mario Cuenda García