Por qué voy a votar a Podemos

Podemos. ¿Por qué Podemos? Tenía 14 años, casi 15, cuando le pregunté a mi padre: ‘Papá, ¿qué es el 15M?’ Desde Bruselas, y leyendo los periódicos, no podía entender exactamente lo que significaba ese movimiento de gente acampando en la Puerta del Sol. Unos días más tarde, habiéndome ya informado, hice una presentación en mi clase de lengua sobre el 15M. De alguna forma, fueron mis primeros pasos en política, en unos momentos dónde la economía europea se derrumbaba, y ningún partido político representaba ya la voluntad de la mayoría social. Unos meses más tarde, participé en mi primera manifestación. Éramos muchas personas aquél 15 de octubre en Bruselas, gritando (¡en español!): ‘¡Que no, que no nos representan!’

Efectivamente, no nos representaban. Recuerdo la noche en el que el PP ganó las elecciones generales. No había que tener conocimientos muy amplios para darse cuenta de que vista la amplia mayoría parlamentaria, venían cuatro años de gobierno sin real oposición, con un PSOE muy debilitado, y desgraciadamente una Izquierda Unida muy minoritaria en el Congreso de los Diputados.

15 M

A lo largo de estos cuatro años, el Partido Popular ha gobernado de forma caciquista, corrupta y antidemocrática. Con un discurso engañoso, y mentiras descaradas, ha ido destruyendo el estado de bienestar y ha empobrecido a la amplia mayoría social. Ha recortado en educación y en sanidad. Ha congelado pensiones y pagas de funcionarios. Esas medidas, basadas en el discurso falaz de la austeridad solo han perjudicado más a nuestro país. El paro ha subido y se mantiene en las mismas cifras ahora en 2015 que en 2011. Decenas de miles de españoles han tenido que emigrar, una auténtica fuga de cerebros, para acabar trabajando de camareros o de mano de obra barata en el extranjero. Miles de familias han perdido sus casas en la vergüenza de los desahucios, ante la completa pasividad del Gobierno, que ha permitido que sus ciudadanos sean echados a la calle sin alternativa habitacional. Un gobierno que ha llevado este país a tener el mayor índice de pobreza infantil en Europa detrás de Rumanía, donde un 28% de la población vive con menos de 8000 euros al año y donde trabajar no te asegura ni siquiera superar el umbral de pobreza.

Por si fuera poco, mientras la población se empobrecía, se rescataba con dinero público a los bancos que con su mala gestión provocaron el hundimiento económico y los españoles veíamos, como día a día, salían más y más casos de corrupción del partido en el poder. Sólo un año llevaba el PP en el Gobierno cuando surgió el caso ‘Bárcenas’, que se sumaba a la ya conocida trama de corrupción ‘Gurtel’. Hay que añadirle a estos dos casos el desmantelamiento de la trama ‘Púnica’ y el caso ‘Bankia’. Cuatro casos de corrupción masivos en apenas cuatro años, que en cualquier otro país digno, hubiese supuesto la dimisión del gobierno. Tenemos memoria: hemos sido gobernados en cuatro años por un partido que se ha financiado de forma ilegal, que ha aprovechado su estancia en el poder para incurrir en actividades condenables y que se ha enriquecido de forma deshonesta mientras la inmensa mayoría de la población se empobrecía.

Frente a estas políticas, se protestó en las calles. Surgieron las mareas verde, blanca, granate y muchas más, para defender nuestros derechos a la sanidad, la educación y al voto. Surgió la PAH, con una de las mujeres más valientes que ha dado este país en muchos años, Ada Colau y frente a la complicidad del gobierno y de las fuerzas del orden, la gente de a pie se unió y empezó a impedir desahucios, con un grito que desde entonces se convirtió en seña de identidad: ‘Sí se puede, pero no quieren’. La PAH hizo que tomásemos conciencia de que el discurso de ‘No hay alternativas’ era falso, porque en política siempre hay alternativas. En España necesitábamos un movimiento parlamentario que defendiese esas alternativas seriamente, y que defendiese con firmeza y seriedad nuestros derechos sociales.

Cuando parecía que todo iba a quedarse en protestas callejeras surgió una iniciativa en enero del 2014, lanzada por un profesor de ciencias políticas, popular por debatir en la televisión española contra los voceros de la derecha mediática. Un hombre, que logró crear un sentimiento de identificación a su alrededor lo bastante fuerte como para atreverse a dar el salto a la arena política. A los cuatro meses, con una estructura todavía incipiente, nacida de la voluntad y la participación ciudadana,  la iniciativa llamada Podemos asaltaba el Parlamento Europeo. Recuerdo perfectamente cómo esos días, más y más gente se acercó al círculo de Bruselas hasta desbordar la pequeña sala en la que nos reuníamos, interesada por este movimiento único que por primera vez ofrecía una oportunidad de participación directa a la ciudadanía y donde la interactuación permitía que se hablase de ‘nosotros’, no de ‘ellos’. La ilusión había comenzado.

Pablo Iglesias

No voy a mentir, el camino desde entonces ha sido duro. Los partidos existentes, la prensa mayoritaria en bloque y los poderes fácticos nos han atacado, nos han difamado y han mentido descaradamente. Para frenar una avalancha que amenazaba a sus intereses, los partidos y diferentes poderes han movido ficha: el PSOE eligió de Secretario General a un candidato joven, pero no ha dado ningún vuelco a su estrategia, situándose ahora mismo como un partido completamente difuso ideológicamente, con declaraciones contradictorias, que no representa una real alternativa al gobierno actual. Por otro lado, la prensa y diferentes poderes, han buscado aupar a Ciudadanos, un partido liberal y nacionalista, como una alternativa al maltrecho bipartidismo.

Pese al ambiente de hostilidad creado por la prensa y los diferentes partidos, la movilización ha cosechado auténticos éxitos absolutamente impensables hace meses. Las alcaldías más importantes de España, Madrid y Barcelona, han pasado a manos de fuerzas de cambio político, así como las ciudades de Cádiz, Zaragoza, A Coruña, Valencia, Pamplona y más. El PP ha perdido sus feudos más importantes. Sólo se ha mantenido en Madrid, su feudo de corrupción, gracias al apoyo de Ciudadanos (que también apoya al PSOE en su nido de corrupción, Andalucía). A los hechos me remito para defender el legado de Podemos. Madrid, Barcelona, Cádiz y las demás, son ahora ciudades más democráticas y transparentes, donde la ciudadanía puede interactuar con sus representantes, que trabajan para ellos. A través de discusiones con empresas eléctricas y bancos, se han logrado avances serios para paralizar los desahucios, que necesitan ser ratificados a nivel estatal, demostrando que dónde hay voluntad, hay soluciones. Se han establecido presupuestos sociales, donde el dinero se invierte en los más necesitados y no en lo superfluo. Os invito a leer por vuestra cuenta las decenas de medidas tomadas para la mejoría de estas ciudades.

Frente a estas medidas de dignidad y de sentido común, los partidos que han construido y se han beneficiado de este sistema económico corrupto, han opuesto una feroz oposición, con el inestimable apoyo de Ciudadanos, que no tiene ningún interés en que dicho sistema cambie. Ciudadanos, defiende las mismas políticas económicas desastrosas y austericidas que han llevado el país a la ruina y mantiene en el poder al bipartidismo en sus dos comunidades más corruptas. Junto a ellos, votan en contra de subir el IBI al 1% más rico de la ciudad de Madrid, necesarias para financiar las medidas sociales que protejan a los ciudadanos, y votan la suspensión de comisiones de investigación sobre casos corruptos. Para financiar su campaña electoral, han contraído una deuda de más de 4 millones con el Banco Popular. Un partido que mantiene al bipartidismo en sus feudos corruptos e imita sus políticas fracasadas así como sus formas de actuar no representa ningún cambio verdadero, sino meramente un cambio de actores para perpetrar una imitación moderna del sistema político y económico moribundo que ha empobrecido a este país.

Voy a votar Podemos porque tengo mil y una razones para hacerlo. Porque somos democracia participativa. Porque somos la renovación frente a un sistema corrupto y opaco. Porque queremos construir un país para su gente. Porque tenemos las medidas económicas adecuadas, respaldadas por economistas internacionales de renombre, para volver a relanzar la economía de este país con el apoyo de todos y no solo de unos pocos privilegiados. Porque defendemos la dignidad y siempre la hemos defendido. Porque defendemos los derechos sociales, y ahora vamos a llevar su defensa al parlamento. Porque cada ciudadano tiene derecho a un techo, a una educación y una sanidad públicas y de calidad que le garanticen una vida digna. Porque defendemos la justicia social. Porque cada generación tiene derecho a decidir sobre su propio destino. Porque abrimos una alternativa democrática para escribir una nueva Constitución, adaptada al 2016 y no al 1978. Porque necesitamos un cambio de modelo energético. Porque nacimos para cambiar este país para mejor. Voy a votar Podemos con la determinación del que quiere echar a andar y construir un país más justo y más próspero donde quepamos todos: el estudiante, el jubilado, el pequeño emprendedor, el obrero, el agricultor, el funcionario, el empleado. Queremos dar una alternativa, porque la hay, y lo hacemos con medidas posibles y realistas, que enfrentan cara a cara los problemas de nuestra sociedad.  Votar Podemos, hoy en día, no sólo es votar cambio, es votar sentido común.

En la canción La vuelta al mundo del grupo puertorriqueño Calle 13, el vocalista René Pérez canta: ‘Si quieres cambio verdadero, pues camina distinto’. Hoy en día, solo Podemos camina distinto y defiende los derechos de la mayoría social. Por ello, voy a votar Podemos, porque en estas elecciones, elegimos entre dejar el poder en las manos de los que han arruinado nuestro país o decidir sobre nuestro propio destino para conseguir una economía justa y social al servicio de los ciudadanos. El cambio empezó ya en las alcaldías en mayo y a partir del 20 de diciembre, lo haremos a nivel estatal. Hace tiempo que no nos contentamos con protestar, sino que decidimos construir juntos este país. No nacimos para resistir, nacimos para vencer, y vamos camino de hacerlo. Todos juntos, Podemos.

© Mario Cuenda García

Anuncios

3 comentarios en “Por qué voy a votar a Podemos

  1. Leo esto y no me convences en nada para que vote a podemos, no porque tengas o no razón (no voy a entrar ahí) si no porqué intentas convencer al resto desprestigiando al resto de partidos y dando tu opinión como la única válida. En ningún momento dices que otro partido haya hecho algo bueno (Y lo siento, en 4 años es difícil creer que NINGÚN partido político haya hecho algo bien) y en ningún momento tratas las debilidades de podemos, como puede ser lo nuevo que es(la experiencia es un grado) o que la cabeza del partido sea una persona que le cae bien a muchos, pero muy mal a otros. ¿Qué pensaría un presidente de una potencia mundial, si este le menosprecia?. Tenga o no razón, no es buena idea dar una opinión tan ‘sincera’ al mundo, ¿no crees?

    Además, dices que eres parte de podemos (“Porque SOMOS democracia participativa, …”) lo que hace que tus argumentos pierdan valor. Es como si un forofo del madrid me intentase convencer de que apostase a que el madrid gana la champions; quizás no le falte razón, pero me produce desconfianza.

    Quiero remarcar frases como “Votar Podemos, hoy en día, no sólo es votar cambio, es votar sentido común.”, Entonces… votar a otro partido es falta de sentido común , ¿no?. ¿Por qué? ¿Por qué lo que dice este partido es sentido común y lo que diga otro no lo es? Sentido común es saber que en una democracia cada uno es libre de votar a quien quiera y cada uno puede tener sus razones para votar a un partido. Y sentido común es saber que cada uno tendrá su ‘sentido común’, porque no a todo el mundo le viene bien lo que dice un partido.

    No te falta razón en muchas cosas, pero tus maneras y como lo explicas lo echan a perder.

    Yo, a día de hoy, todavía tengo dudas de a quien voy a votar. Pero si acabo votando a podemos, no será por este texto.

    Me gusta

    • Estimada anónima,

      Lo primero, darte las gracias y la enhorabuena por ser la primera persona en comentar en mi blog, es todo un honor despertar interés suficiente como para que te molestes en comentar. He de admitir, sin embargo, que me decepciona que te escondas tras el anonimato para argumentar conmigo, sobre todo sabiendo que tu y yo nos conocemos. Entiendo que tu misma consideras tus ‘argumentos’ terriblemente pobres, como voy a demostrar a continuación, y que por ello, no quieres dar la cara. Afortunadamente la red permite el anonimáto para ocultar la mediocridad.

      Lo primero, para poner un poco las cosas en contexto, abrí este blog precisamente para dar mis opiniones sinceras, y sin esconderme. No sé si entiendes muy bien la definición de opinión (RAE: Idea, juicio o concepto que una persona tiene o se forma acerca de algo o alguien), pero básicamente, es una toma de posición personal y única. Por lo tanto no tengo que integrar ninguna otra consideración que no sea la validez que yo mismo me otorgo.

      La pobreza de tus argumentos a continuación es bastante significativa. Sí, creo que en cuatro años, un partido ha hecho muchas cosas bien: Izquierda Unida, que se ha opuesto de forma constante al Gobierno del Partido Popular. También tengo claro qué partido no ha hecho nada bien: el Partido Popular. Respecto a las debilidades de Podemos, son muchas, pero insignificantes frente a los puntos positivos. La experiencia, como todo en la vida, se consigue gracias a la primera vez. Y respecto a la popularidad, ningún político cae bien a todo el mundo. ¿O te crees que Mariano Rajoy es adorado por todo el pueblo español así como por todos los jefes de Estado?

      Me parece estúpido, estimada anónima, que digas que por ser de Podemos mis argumentos ‘pierden valor’. ¿Qué son los argumentos sino la defensa de una posición? Entonces, si un liberal defiende las ideas liberales, o un socialista las ideas socialistas, ¿no tienen valor sus argumentos? El político que defiende su posición ideológica, ¿no tiene valor porque forma parte de esa posición ideológica? La respuesta es tan flagrante que no necesita más explicación. Dar argumentos implica tomar posición. Por cierto, ya que utilizas la analogía futbolística, soy un forofo del Madrid. Pero cuando hablo con un forofo del Barça y este me dice que en estos momentos, está mejor que el Madrid, soy el primero en admitirlo, y me gustaría que fuese capaz de hacer lo mismo en el caso contrario. La toma de posición no está reñida con la calidad de los argumentos.

      Tu último párrafo es digno de un discurso de Mariano Rajoy, estimada anónima: “sentido común es saber que cada uno tendrá su ‘sentido común’, porque no a todo el mundo le viene bien lo que dice un partido.” A parte de la inconsistencia de la frase, te responderé sin tapujos: sí, votar a otro partido es falta de sentido común, porque como he explicado en el post, votar Podemos es votar para el partido que defiende a la mayoría de la ciudadanía y que tiene las políticas económicas adecuadas para sacar adelante este país. Todo lo contrario al sentido común es votar a los partidos que quieren aplicar las mismas políticas que han arruinado a la población.

      Gracias, estimada anónima, por tu comentario constructivo (nótese la ironía). Como bien dices, no me falta razón en lo que digo y creo que lo he explicado bastante bien con mis argumentos. He tomado posición sin ocultarme, ya que para esto está mi blog. No sé si por ‘maneras’ te refieres a mi toma de posición, pero yo no busco ser neutro. Si mi forma de pensar y de escribir te ofende, o no te convence, estaré más que encantado de seguir debatiendo contigo. Ah pero eso sí, me gusta hacerlo sin anonimato de por medio. Cuando te lo quites, aceptaré cualquier tipo de crítica.

      Salud y República,

      Mario Cuenda.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s